¿Publicidad cara y poco atractiva? Internet, ¡no caigas en los malos vicios!

Para marcas y agencias puede resultar peligrosamente atractivo subirse al carro de la publicidad digital por el mero hecho de estar de moda. Este overbooking sufrido por la red, ha provocado una subida de los precios tan explosiva como exponencial.

Esta evolución es algo lógico y natural, ya que el consumo de contenido continúa su avance inexorable hacia el mundo ON, en detrimento de un, cada vez más anticuado en lo que a medios se refiere, mundo OFF (salvando las distancias y con notables excepciones, por supuesto).

El problema surge cuando nos encontramos con un sector en el que todo el mundo quiere estar y todo el mundo quiere gritar para ser el más oído. Ahí es cuando aparece el problema, cuando el contenido que se produce empieza a ser ‘’pop corn’’ y se consume a una velocidad vertiginosa.

¿Qué ocurre con esto? Pues que la calidad del contenido disminuye sin miramientos, mientras, al ser un sector tan terriblemente demandado, los precios no solo no caen, si no que su frenética subida parece imparable.

Un dato muy esclarecedor, nos revela que solamente el 63% de los internautas ve la publicidad hasta el final en un formato móvil, y mientras un 69% de las marcas están convencidas de que hacen una publicidad digital mejor que hace dos años, solamente un 50% de los usuarios tienen esa percepción. Cifras ridículas si tenemos en cuenta que la inversión no ha dejado de aumentar.

¿Dónde queremos llegar con todo esto? Pues hoy queremos hacer un llamamiento a las marcas… ¿Dónde está la esencia de la publicidad? (va, os dejamos unos segundos para pensar…)

¡Exacto!

En la autenticidad.

No podemos perder la magia, no podemos permitir que nuestro sector involucione hacia un contenido barato y de segunda mano. Muchas veces se llenan las bocas hablando de ‘’branded content’’, activación’’, ‘’experiencia del usuario’’, ‘’indbound marketing’’ etc. Pero, de qué sirve todo esto si luego las cifras nos arrojan un jarro de agua fría lleno de conclusiones completamente adversas a lo que se predica.

No podemos dejar que nuestras marcas pierdan la autenticidad, no podemos dejar de emocionar, de hacer que el público sienta, que ría, que llore, que ame, que odie, que se llene de euforia… no podemos dejar de llegar al día a día de los usuarios de una forma creativa. Bajo ningún concepto.

Este es nuestro deber como agencias,  innovar y generar sentimientos, y por supuesto, no podemos permitir que el mundo digital se convierta en un tablón de anuncios mal colgado.

 

 

Logo El despacho Dekotler blanco

Calle Gran Vía 69, Oficina 804 | Madrid

© El Despacho de Kotler 2017. Todos los derechos reservados. Aviso Legal del sitio web. Contacta con nosotros

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies